Simple Things / Let’s hit the road!

Simple Things / Let’s hit the road!

En los Dandenong Ranges se encuentra la rain forest más cercana a Melbourne. De nombre aborigen, como casi todos los topónimos en Australia, este espectacular bosque húmedo se encuentra a 40 minutos en coche de la city. Una buena oportunidad para maravillarse con los extremadamente altos Eucalyptus Regnans que pueblan estos peculiares bosques australianos, algunos alcanzan los 80 metros de altura. Según Wikipedia hay un ejemplar de 99 metros en Tasmania. No es de extrañar que sean los segundos árboles más altos del mundo después de la Sequoia americana, otro dato que amplía la lista de extravagancias naturales de la remota Australia.

dandenong ranges fun

Después de tres meses inmerso en el curso de inglés de Cambridge en los que la actividad diaria se ha reducido a dos libros de texto y una libreta de apuntes, el circuito de 7.5 km rodeado de esculturales troncos y banda sonora de pájaros me ha parecido la mejor elección para resetear la mente y pasar página. Me han hecho falta algunas conversaciones con un buen oyente y unas cuantas postales visuales de este espléndido parque para volver a la calma y cargarme de buena energía… ¡Verde que te quiero verde!

giant leaves australia

Ahora toca cerrar época, quedarse con lo aprendido y concentrarse en nuevos proyectos que inspiren para seguir avanzando con un poco más de experiencia. Por si acaso los Dandenong no han despejado la niebla, me tomo tres semanas libres y mañana partimos hacia New South Wales, el estado vecino que tiene a Sydney como capital. Anhelo ver una de las maravillas de Australia, un milagro de 15 metros de largo y 30 toneladas de peso, las Humpback o ballena jorobada. No se me olvida la primera vez que vimos una de estas bestias saltando a pocos metros de la costa en Byron Bay… no se nos cerró la boca hasta la segunda ronda de cervezas. Así que toca cargar peso y preparar el teleobjetivo por si la suerte nos acompaña.

dandenong ranges forest

Y para asegurarme de que la inspiración llega en abundancia, después de visitar Sydney nos pasaremos por las Blue Mountains. Dicen que más allá de la zona donde aparcan los autocares llenos de turistas se esconden unas rutas bien interesantes. Espero que una semana en un hostal de la zona sea suficiente para encontrarlas. ¡Yas os lo contaré!

Text and Photos by Albert Uriach